, , , , , ,

Human Centered Design: Una introducción

Lo principal y más importante es el humano, la persona que está usando el sistema y las otras personas con las que se comunica y trabaja. Eso en esencia es lo que se denomina Human Centered Design o Diseño Centrado en lo Humano; luego está la computadora, que es la máquina y la red que ejecutan el sistema, luego la interfaz que representa el sistema para el usuario.

Por supuesto, el Diseño de Interacción o UX significa muchísimo más, aplicado a todas las disciplinas del conocimiento, el Human Centered Design es de hecho, una disciplina tan antígua como el hombre mismo. Actualmente los diseñadores gráficos, web y desarrolladores en Colombia y Suramérica, han tomado la disciplina como el simple hecho de diseñar productos y servicios utilizando conceptos del diseño que aprendieron en la escuela; no obstante, no es así.

Las empresas contratantes piden diseñadores gráficos, web e industriales que sean UX o posean experticias en el ramo; empero, utilizar las herramientas UX enWordpress o hacer un estudio de diseño de logo u otra cosa que ya era utilizada, no es diseño de interacción, el diseño de interacción o Human Centered Design se encuentra adscrito a toda una serie de Heurísticos que lo hacen adecuado y funcional; sin estas reglas heurísticas, el Diseño de Interacción, UX o Human Centered Design como es su nombre correcto, no podrá ser aplicado en ningún campo del conocimiento humano.

Para un buen Diseño de Interacción o Human Centered Design, la implementación y evalución del producto o servicio diseñado debe estar en consonancia con las necesidades del usuario o target objetivo. Necesariamente, el diseño de un producto o servicio y aún el diseño de cualquier tarea humana, parte de la resolución de un problema presente; al cuál, se le desea encontrar una solución y más allá de que la solución sea «bonita o fea», esta en realidad debe poseer en primera instancia un total principio de funcionalidad frente al problema planteado.

Al inicio del diseño del proyecto, a menudo no sabemos cuál es el problema o cuál es el espacio de posibilidades, mucho menos cuál debería ser la solución; en consecuencia, el diseño en el mundo real es a menudo iterativo. El éxito de un proyecto inicia con posibles fallos de estructura, a menudo es benficioso probar y comparar opciones. Finalmente, es importante centrarse en la gente que va a usarel producto, servicio o sistema, un buen diseño da alegría a la gente: ayuda a la gente a hacer cosas que nos interesan y nos ayuda a conectarnos con la gente que nos importa.

Buenos productos, servicios y sistemas, pueden tener un enorme impacto tanto en los individuos como en la sociedad para lograr objetivos. Un mal diseño es frustrante y cuesta vidas: Aparatos médicos, accidentes de aviación y desastres nucleares son solo tres áreas en las que malas interfaces de usuario y errores de software han causado daños importantes y muchas muertes; por supuesto, esto sucede a un nivel menor incluso, un mal diseño corporativo puede llevar al desastre a una marca o brand y un mal proceso educativo, puede causar grandes daños al alumno. Los diseños heurísticamente realizados, son proyectos de gran valor que lleva mucho tiempo producir y en la mayoría de los casos, los fallos de los mismos, generalmente hubieran podido ser fácilmente evitados. Arreglar estos problemas solamente requiere seguir principios básicos como consistencia y retroalimentación. Si los principios efectivos para el diseño fueran ampliamente conocidos, algunos de estos desastres habrían sido evitados. Malos diseños causan problemas y degradan la calidad de vida de la gente en muchas pequeñas formas también.

Piensa en todo el tiempo que desperdiciaste en la página de tu banco o tratando de descubrir por qué el Wi-Fi no funciona o tratando de configurar algo en tu cámara digital. Si estas frustraciones le cuestan 10 minutos al día al ciudadano promedio, con 8.500 millones de personas en el mundo, eso equivale a 3 mil millones de minutos-persona por día o 18 mil millones de horas-persona por año, es mucho tiempo, tiempo que, podríamos haber dedicado a mejorar el mundo.

Resumiendo esta introducción: Para diseñar un buen producto, servicio o sistema a cualquier nivel humano, es necesario aprender y comprender un proceso en donde las tareas, metas y valores de la gente impulsan el desarrollo. Es necesario aprender a trabajar con el usuario o desde la perspectiva del target, es necesario aprender a evaluar las decisiones al interior del diseño, entender el entorno, y a prestar atención a sus capacidades y situaciones. John Zimmerman, profesor de la UCLA y el MIT, nos recuerda que, los usuarios son solo una de las muchas partes integrantes e interesadas en el proceso de diseño., ello puede facilitar el desarrollo y los costos de producción… Al diseñar para la gente, no hay que olvidar todas las otras piezas del rompecabezas.

Es indispensable aclarar que el Diseño de Interacción, el Diseño UX o como su correcto nombre lo indica, el Diseño Centrado en lo Humano o Human Centered Design, no son las herramientas, no son los colores, ni las formas, ni los textos, ni los pinceles de photoshop o las herramientas UX de WordPress o aún, no son los resultados del diseño, todo lo anterior es consecuencia del Human Centered Design; o sea, del proceso heurístico de diseño aplicado a las necesidades que pretendemos solventar o solucionar en la vida diaria del ser humano a cualquier nivel.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *